Sigue nuestros consejos y conduce con seguridad bajo la lluvia

Chirimiri, orballo, chubascos moderados o un chaparrón de los que hacen afición… Sea en el formato que sea, la lluvia es una molestia cuando conducimos. Además, es uno de los factores externos que más accidentes provoca en la carretera. Este fenómeno atmosférico no solo disminuye la visibilidad al volante sino que cuando el cielo está encapotado, la luz natural se reduce produciendo además una mayor fatiga al conductor. Es cierto que no es igual conducir bajo una fina llovizna que en plena tormenta. Aún así, en ambos casos es importante tomar las siguientes medidas de seguridad:

 

 

1. Aumenta la distancia de seguridad

Cuanta más agua haya sobre el asfalto, mayor espacio deberás dejar con el vehículo que te precede. Además, evitarás también así el llamado “efecto spray” o agua salpicada por otros coches que termina en tu parabrisas y que podrá dificultarte la visión.

 

 

 

2. Evita movimientos bruscos y no frenes demasiado fuerte

Conduce con calma, usando el volante y los pedales de manera suave. Así permitirás que el resto de conductores aprecien tus movimientos compensando la falta de visibilidad.

 

 

 

3. Cuidado con el aquaplaning

Con lluvia el agarre de los neumáticos se reduce notablemente. Por esto es importante mantenerlos en buen estado, con el dibujo por encima del 1.6 mm de profundidad para que la evacuación del agua sea posible. En caso contrario podrás sufrir lo que se conoce como aquaplaning. Esto ocurre cuando el neumático no es capaz de evacuar la película de agua que cubre el suelo por lo que pierde el contacto con la carretera y se produce un desplazamiento descontrolado del vehículo. Para evitarlo, cuando vayas a pasar sobre un charco reduce la velocidad, pero no frenes. Levanta el pie del acelerador de manera suave y no intentes cambiar la trayectoria hasta haber sobrepasado la superficie de agua.

 

 

4. Cuidado con las rayas blancas de la carretera

Los neumáticos tienen un peor agarre sobre la pintura blanca de señalización vial, especialmente en los pasos de peatones. Por ello es recomendable que tengas un especial cuidado al pasar sobre ellos, evitando frenadas y giros bruscos.

 

 

 

5. Modera la velocidad, especialmente por la noche

Con lluvia abundante se debe extremar siempre la precaución, sobre todo en horas nocturnas. De noche y con lluvia la visibilidad se reduce drásticamente por lo que tendrás que conducir más despacio y tener todos tus sentidos alerta para no perder de vista ningún vehículo, ciclista o peatón que pueda aparecer en la carretera.

 

 

 

6. Con mucha lluvia, enciende las luces

En condiciones de lluvia y niebla es necesario encender las luces del coche para poder ver y ser visible a otros vehículos. Si conduces bajo una tormenta, enciende también las luces antiniebla. Evita el uso de la antiniebla trasera de noche. Úsala solo en condiciones de niebla muy densa y no olvides apagarla siempre que lleves un coche detrás ya que podrás deslumbrar a su conductor.

 

 

 

7. Revisa periódicamente el estado de los limpiaparabrisas

Muchos conductores no consideran los limpiaparabrisas como un elemento de seguridad de su vehículo. Sin embargo, en condiciones de mucha lluvia, son estos los que permiten tener una mayor visibilidad. Aunque los españoles solemos cambiar las escobillas cada cuatro años, lo cierto es que los fabricantes recomiendan reemplazarlas una vez al año. En cualquier caso, siempre que comiences a notar que los limpiaparabrisas hacen ruido al moverse y realizan un barrido poco uniforme, no dudes en cambiarlos.


Sigue estos consejos de Das WeltAuto para conducir seguro bajo la lluvia.

 

 

 

  • 0
  • 0
  • 0

Coches de Ocasión disponibles