Descubre los bosques más bonitos en otoño

Con la llegada del frío, las ganas de quedarse en casa con el sofá y la manta aumentan. Pues bien, en este artículo te vamos a convencer de lo contrario: el mejor plan para los fines de semana otoñales es salir a disfrutar de los colores de la naturaleza y para ello, te presentamos los bosques más bonitos para visitar en esta época del año. ¿Preparado para salir de casa y descubrirlos? 

UN HAYEDO QUE SALUDA AL CIELO

Ubicado dentro del Parque Natural del Gorbea (entre las provincias de Álava y Vizcaya), el hayedo de Otzarreta se caracteriza por el peculiar ramaje de sus hayas. Y es que, en vez de crecer de manera horizontal, estas se alzan hacia el cielo. 

Esto se debe a la explotación de estos árboles como leña para carboneras. La consecuencia de esta poda es un paraje peculiar y de lo más fotogénico en el que las ramas de las hayas crecen verticales pareciendo que claman al cielo. Por ello este bosque es uno de los más fotografiados del norte, especialmente en otoño cuando el suelo presenta un denso manto de hojas.

EL MAYO ROBLEDAL DE ESPAÑA

El bosque de Muniellos, ubicado dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en Asturias, es el mayor robledal de España y uno de los mejores conservados de Europa. 

Con más de 2.500 hectáreas de terreno arbolado y espeso, este bosque, Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2000, intenta mantener su virtud restringiendo el acceso a un máximo de 20 personas al día. Es por ello que antes de ir deberás realizar una solicitud previa y confirmarla entre 23 y 15 días antes de la fecha de visita. Como curiosidad apuntar que del monte de Muniellos y de los bosques de esta zona salió madera para la construcción de la flota de la “Armada Invencible”.

UN BOSQUE MÁGICO LLENO DE RELÍQUIAS

La Tejera de Tosande, en la montaña palentina, es uno de los bosques más mágicos e imprescindibles de nuestro país. Este paraje está considerado como una reliquia de la era terciaria no sólo por su alta concentración de tejos, árboles de por sí escasos y difíciles de ver juntos, sino por su antigüedad ya que algunos ejemplares llegan a superar los 1000 años de historia y alcanzar diámetros de 1,5 metros. Por algo esta especie era considerada por los celtas símbolo de inmortalidad.

UNA RESERVA NATURAL SOBRE LAVA

La fageda d'en Jordà , dentro del Parque Natural de La Garrotxa en Girona, es un bosque de hayas único en nuestro país por sus peculiares características. El terreno donde se encuentra no es otro que el formado por la lava enfriada del volcán del Croscat. Además de este, otros 21 volcanes rodean la comarca donde se encuentra el bosque. 

La elevada altitud a la que se encuentra asentado, entre los 550 y 650 metros, también es otra anomalía en nuestro país para este tipo de árboles. Joan Maragall le dedicó un conocido poema "La fageda d'en Jordà" dándole fama y aumentando su éxito entre los excursionistas de fin de semana.

UN ECOSISTEMA ÚNICO EN EL MUNDO

El Parque Nacional de Garajonay, en la isla de La Gomera, es el principal exponente de la laurisilva canaria, un ecosistema de la era Terciaria que desapareció del continente . Entre aguas y brumas, dando un paseo por Garajonay te trasladarás a una naturaleza que existió hace millones de años y que a día de hoy se conserva en muy pocos lugares del mundo, lo que hace de este bosque un lugar único. 

El camino puede comenzarse en el Centro de Visitantes Juego de Bolas haciendo una parada para comer en alguno de los diversos restaurantes de los caseríos que rodean al parque.