Los kilómetros importan, por eso los certificamos

Todo el mundo sabe que al comprar un vehículo de ocasión los kilómetros recorridos son un elemento importante a tener en cuenta. Pero ¿cuál es la importancia real del kilometraje? ¿Cuál es el límite de kilómetros que puede tener un vehículo para que siga siendo interesante comprarlo?


A veces, cuando decidimos comprar un coche de segunda mano, nos autoimponemos un límite en el kilometraje. Un límite que acabamos respetando o no según como sean los vehículos disponibles que encontramos, su precio y la confianza que nos merezca el vendedor. 


Hay factores que deberíamos tener en cuenta como que, a igualdad de kilometraje, no es lo mismo un vehículo familiar que uno comercial o un deportivo. Que los motores más potentes soportan mejor el paso de los kilómetros. Que cuantas más velocidades tenga la caja de cambios, el motor se habrá mantenido más joven, etc. 


En definitiva, que hay múltiples factores que determinan cómo afecta a un motor el paso de los kilómetros y que por ello a la hora de comprar un vehículo de segunda mano es importante asegurarnos que quien nos lo vende ofrezca las máximas garantías. Como por ejemplo, que nos certifique los kilómetros que ha recorrido el coche que estamos comprando. 


No es fácil establecer una franja ideal de kilometraje o antigüedad para un vehículo de ocasión porque, entre otras cosas, depende del tipo de coche que busques, para qué lo necesitas y cuál es tu presupuesto. Para ayudarte a tomar la mejor decisión, en Das WeltAuto clasificamos todos nuestros vehículos según su kilometraje y su antigüedad en tres categorías: Selección, Ocasión y Oportunidad. 


Un Das WeltAuto Selección tiene menos de 2 años de antigüedad y menos de 30.000 kilómetros. Un Das WeltAuto Ocasión tiene entre 2 y 5 años de antigüedad y menos de 100.000 kilómetros. Y un Das WeltAuto Oportunidad tiene como máximo 7 años de antigüedad y hasta 150.000 kilómetros.