¿Qué gafas de sol utilizar para conducir?

Cuando conducimos exponemos nuestra vista directamente a la radiación solar. Especialmente en días soleados y cuando pasamos muchas horas en carretera, es necesario contar con unas gafas de sol adecuadas que filtren correctamente la radiación ultravioleta. 

A continuación te resolvemos las principales dudas que pueden surgirte a la hora de elegir unas gafas de sol para conducir. 

¿Polarizadas o no polarizadas?

Sin duda, para conducir son mejores las lentes polarizadas. El porqué es simple. Cuando la luz del sol rebota en superficies horizontales como el mar, la nieve o el asfalto, se polariza transformándose en una luz mucho más brillante y molesta que puede llegar a deslumbrarnos. 

Las gafas polarizadas disponen de un filtro en el frontal de la lente que bloquea la luz que llega a los ojos de manera horizontal, evitando así los reflejos de la carretera. Este tipo de lente, además de proteger nuestros ojos de destellos y luces intensas, permite percibir los colores de forma más clara y contrastada. 

¿Y si no son polarizadas?

Existen cinco niveles de filtro solar para gafas que no son polarizadas. Las lentes de sol de categoría 0, 1 y 2 tienen una coloración demasiado suave y dejan pasar demasiada luz, por lo que no son realmente útiles para protegernos del sol mientras conducimos. Para ello lo mejor son las lentes con filtro solar de categoría 3. Estas dejan pasar entre el 8 y el 18% de la luz y tienen los cristales suficientemente oscuros como para protegernos del sol incluso en los días más soleados. 

Por su parte, las lentes de sol de categoría 4 son muy oscuras ya que están pensadas para entornos extremos como la alta montaña o el desierto, por lo que no está permitido conducir con ellas.

¿Qué color de lentes es mejor?

Ahora que se llevan las lentes de todos los colores, es difícil decidirse. Aunque si lo que quieres son unas gafas específicas para conducir, lo mejor es escoger unas lentes polarizadas de color gris. Este color ofrece un mejor contraste en cualquier entorno de iluminación y respeta los colores del entorno, sin apenas alterarlos. Las lentes verdes tampoco son una mala opción, reducen la luz sin interferir con la claridad de la visión y apenas alteran los colores. 

Las lentes de color amarillo, naranja o rojo están desaconsejadas para conducir en días soleados ya que potencian la luz y pueden hacernos confundir colores como los del semáforo.

¿Certificación Europea?

La ley exige que todas las marcas de gafas superen unos controles de calidad marcados por la UE. Esto queda reflejado en el distintivo con el símbolo CE que encontramos en las lentes. Sin embargo, es común visualizar imitaciones de este distintivo en gafas de sol de baja calidad que no superan los controles. 

¿Son seguras estas gafas? La respuesta es no. Oculistas y especialistas desaconsejan constantemente su uso. El precio de las gafas ya nos da una pista de la calidad que puede tener la lente y la durabilidad de sus filtros. Por tu salud ocular, compra siempre tus gafas de sol en establecimientos que te ofrezcan garantías como ópticas o tiendas especializadas.