Todo lo que debes saber sobre el efecto túnel

¿Sabes qué a 100 km/h nuestro ángulo de visión se reduce a 42º? Todos somos conscientes de que circular a gran velocidad tiene sus peligros, aunque uno de ellos no lo tenemos demasiado en cuenta, el llamado efecto túnel. Un efecto que provoca una drástica reducción de la visión lateral cuando circulamos.

¿En qué consiste?

A mayor velocidad en carretera, menor visión periférica. Esto se traduce en que a medida que aumenta la velocidad, el conductor deja de ver algunos detalles del entorno como por ejemplo, semáforos, peatones, motocicletas etc.

¿Por qué se produce?

Cuando conducimos, los objetos que vemos en la carretera se suceden a gran velocidad por lo que nuestra retina los percibe de forma difusa. Cuanto más rápido conducimos, más confusas vemos estas imágenes y más se reduce nuestro ángulo de visión. De ahí que se produzca este “efecto túnel”: nuestro campo de visión disminuye tanto que tenemos la sensación de conducir por un túnel.

¿A partir de qué velocidad comienza a notarse?

A 65km/h el ángulo de visión del conductor se reduce hasta los 70 grados. A una velocidad entre 130 y 150km/h el ángulo disminuye a 30 grados. Para que nos hagamos una idea, cuando estamos quietos nuestra visión periférica ronda los 140-160 grados : nuestro cerebro recibe información de todo lo que abarca este ángulo. 

Cuando conducimos a grandes velocidades, perdemos prácticamente la totalidad de la información de los laterales, al igual que si avanzáramos por un túnel. Esta pérdida de nitidez implica que, en muchas ocasiones, el conductor sea incapaz de ver a tiempo circunstancias imprevistas en los laterales de la carretera.

¿Cómo prevenir el efecto túnel?

El mejor sistema para prevenir las consecuencias del efecto túnel es respetar los límites de circulación para cada tipo de vía. Circular a una velocidad demasiado alta no solo aumenta el efecto túnel sino que además reduce el tiempo de reacción del conductor y aumenta la distancia que el coche necesita para detenerse, acrecentando las probabilidades de tener un accidente al encontrarnos con un imprevisto en la carretera.