Conoce las siete peores costumbres al volante que debes evitar

Es inevitable. Cuanta más experiencia y seguridad tenemos al volante, mayor es el número de malos hábitos y vicios que cogemos. Corregirlos a tiempo no solo podrá ahorrarte unos cuantos euros en multas sino que además podrá salvarte la vida. Estas son algunas de las peores costumbres al volante:

 

1. Responder Whatsapps

Hay que reconocerlo: el 95% de las conversaciones que tenemos por WhatsApp son intrascendentes. Que si el partido de ayer, que si la serie de turno, que si “hoy salimos”… Por mucho que el móvil vibre no va a haber ninguna crisis de estado. Tampoco tus acciones van a hundirse en bolsa si no contestas al WhatsApp inmediatamente. Aprende a ser paciente y a mirar el WhatsApp solo cuando tu coche esté detenido fuera de circulación. Entre las malas costumbres que te pueden acarrear multas o provocar accidentes esta es una de las más comunes.

 

 

2. Sacar el brazo por la ventanilla

Aunque creas que conducir con una brazo colgando por fuera del coche te da un aire así como relajado muy hollywoodiense, la realidad es que no solo puede costarte graves lesiones en caso de accidente sino una cuantiosa multa. Conducir con el brazo o mano por fuera de la ventanilla está penado hasta con 100 euros de multa y esta sanción es aplicable a todos los viajeros del turismo, así que nada de airear articulaciones. Manos y brazos siempre dentro del coche.

3. Comer mientras conduces

Que sí, que te mueres de hambre, que acabas de recoger tu cena para llevar y el olor de la hamburguesa te está haciendo salivar como si no hubiera un mañana. Sin embargo, comer al volante no es solo algo poco higiénico (la gota de kétchup que acaba en la tapicería, las migas de pan que buscan cobijo en las alfombrillas, la grasa que pasa de la hamburguesa a tu mano y de tu mano al volante…) sino que además es una infracción que puede conllevar una multa de 200 euros y la retirada de 2 puntos del carné. Así que si no quieres que esa hamburguesa se convierta en la más cara de la historia, mejor espera a comerla cuando no estés conduciendo.

4. Conducir sin el cinturón de seguridad

Por más que las campañas de la DGT se encarguen de recordárnoslo constantemente, hay conductores (y pasajeros) que todavía no son conscientes de la peligrosidad de viajar sin el cinturón puesto. Esto puede costarte hasta 200 euros de multa y tres puntos de carné. Así que déjate de excusas y haz como dice la canción “ponte el cinturón, protege tu vida”.

5. No mantener la distancia de seguridad

Algunos conductores todavía no son conscientes del peligro de violar la distancia de seguridad obligatoria. En España se trata de la segunda infracción más frecuente en los accidentes al volante y provoca cada año que unas 4.000 personas sufran esguince cervical por una colisión de alcance. Así que si eres de esos que parece que tienen la costumbre de verle los empastes al conductor de delante a través del espejo retrovisor, por tu seguridad y la de los que te rodean, abandona esta mala práctica.

6. No frenar en los badenes

Que sí, que a veces pueden resultar molestos. Pero estos pequeños controladores de velocidad están ahí, al acecho, y pasarlos por encima a toda velocidad no va a hacer que desaparezcan sino que tu coche pueda sufrir averías en dirección, rótulas, rodamientos y amortiguadores.

7. Llevar la música demasiado alta

Cualquiera puede alegar que en la república independiente de su coche tiene el derecho de llevar la música al volumen que estime oportuno. Pues bien, esto no es cierto ya que los decibelios permitidos en tu vehículo también están regulados por ley. Esta establece que circular con la música a todo trapo por núcleos urbanos o por delante de una zona de descanso como un hospital puede conllevar una multa de 80 euros. Escuchar música mientras conduces está bien pero controlar el volumen está todavía mejor. El resto del mundo (y tus propios tímpanos) te lo agradecerán.

  • 0
  • 0
  • 0

Coches de Ocasión disponibles